Bienvenido al sitio web de Mensaje de Paz

 

 


    

 

                  

  

Leer          

Leer         

Leer         

¡Necesitas nacer de nuevo!

Integridad

Yo no soy muy fuerte, pero el poder de Jesús no tiene límites ¡y eso es suficiente para mi!

Una de las mayores ambiciones de cualquier violinista es tocar un violín Stradivarius, meticulosamente creado a mano por Antonio Stradivari. Estos raros y carísimos violines producen un sonido inigualable. Así que puedes imaginar la emoción del aclamado violinista británico Peter Cropper cuando en 1981 la Real Academia de Música de Londres le ofreció un Stradivarius de 258 años para una serie de conciertos. Pero entonces ocurrió lo inimaginable. En el primer concierto, Peter tropezó en el escenario y el mástil del violín se rompió. ¡Una obra maestra de valor incalculable destruida! Después de dudar mucho, Cropper decidió llevar el violín a un maestro artesano para que lo reparara. El artesano era un experto y restauró el violín por completo. Su maravilloso sonido quedó intacto...

 

 

“¡Todo salió a la luz!” Imagínate si recibieras este aviso. Tan solo estas cuatro palabras, sin firma ni información del remitente. Esta historia realmente sucedió. En un pequeño pueblo, unos bromistas hicieron esta travesura. Enviaron una carta a tres ciudadanos prominentes con este mismo mensaje: “¡Todo salió a la luz!” Solo querían ver, lo que pasaría. ¿Y qué ocurrió? Uno de los tres destinatarios se quitó la vida; los otros dos desaparecieron, tal vez por miedo de ser enjuiciados o de estar envueltos en un escándalo público. ¿Qué habían hecho que nadie debía saber? ¿Qué secreto sombrío ocultaban? Lo que queda claro es que esos tres ciudadanos no vivían en integridad.

La integridad es un valor poco común. Se refiere a...

Había una vez una anciana china, que tenía dos grandes vasijas, que colgaban a los extremos de un palo que cargaba encima de sus hombros. Cada día, ella hacía una larga caminata desde el arroyo hasta su casa. Una de las vasijas tenía varias grietas, mientras que la otra estaba nueva y perfecta. La que estaba en buen estado, conservaba toda el agua hasta el final del camino, mientras que la vasija rota llegaba solo con la mitad del agua.

¿Todo un fracaso?

Eso sucedió diariamente durante dos años seguidos. La vasija nueva estaba muy orgullosa de sus logros, pues sabía que cumplía perfectamente la tarea para la cual...

Continuar

Continuar

Continuar