Bienvenido al sitio web de Mensaje de Paz

 

 


    

 

                  

  

Leer          

Leer         

Leer         

Agua en vino

Atrapados

Dios tiene todo bajo control, aun cuando mi mundo está de cabeza

Una boda siempre es un evento de gran regocijo, y en tiempos de Jesús los judíos la celebraban durante siete días. Entre las formas de expresar su alegría estaban los cánticos y danzas, pero también el vino, que se servía en abundancia, era un símbolo de gozo. Además, el compartir con los familiares y la comunidad eran de gran importancia.

En el Evangelio según Juan, en el Nuevo Testamento, encontramos en su capítulo dos el relato de “las bodas de Caná”, donde estuvieron invitados Jesús, su madre y sus discípulos. Durante la celebración, María se acercó a Jesús  y le comentó que el vino se había agotado. Esto significaba un desastre para el novio, pues en su cultura no había mayor vergüenza que...

 

 

Algunos cazadores en el polo norte congelan un poco de sangre alrededor de un cuchillo muy filoso y lo entierran en la nieve a la espera de algún oso polar con sed. El oso polar es atraído por el olor de la sangre congelada, y al encontrar el bloque empieza a lamer el trozo de sangre. En poco tiempo su paladar se adapta al sabor de la sangre y el oso continúa devorando tan delicioso manjar de sangre congelada.

Llega un momento en que acaba con el bloque congelado y el filo del cuchillo le corta la lengua, pero debido al frío del hielo, ya perdió la sensibilidad. Su paladar y su deseo tan fuerte de seguir lamiendo sangre lo confunde hasta el punto de no darse cuenta de...

—¡Despierta, Fátima, tenemos que partir! El sol ya salió.

Fátima bostezó y se levantó. Como todos los martes, ella y María, una enfermera inglesa, habían pasado la noche en un pueblo para repartir medicamentos y hablar de Jesús a todos los que querían escucharlas. Ahora tenían que volver rápidamente al centro misionero, porque los niños llegaban a las 9:00 para sus clases.

Una oración no contestada

Al llegar a la avenida, apareció justo el bus que les acercaba a su casa. ¡Qué alivio! Así no tendrían que ir los doce kilómetros a pie… El bus ya estaba lleno, pero aun así...

Continuar

Continuar

Continuar